Comité (o comités) de huelga y sindicatos: ¿Tiene la empresa que negociar con cinco órganos distintos para idéntico conflicto?

En el marco de una antagónica postura entre los representantes legales de los trabajadores y una empresa, y con el conflicto subyacente derivado de la no aprobación del convenio colectivo y la declaración de nulidad por la Audiencia Nacional de una suspensión temporal de empleo adoptada unilateralmente por la empresa, la STS de 25 de abril de 2019 tiene que pronunciarse sobre la licitud de una huelga, mejor dicho, cinco convocatorias distintas de huelga en una misma empresa con idéntico objeto y coincidente en fechas. Antes de proceder al análisis de dicho pronunciamiento, conviene resumir sus hechos probados:
1. El 14-02-2017 CCOO convocó una huelga para los días 26-02-2017 a las 01.00 horas hasta el 5-03-2017 hasta las 01.00 horas, notificando esta convocatoria a la Dirección General de Empleo. El 15-02-2017 UGT convocó huelga para los mismos días y con las mismas razones, notificando, en tiempo y forma, a la Autoridad Laboral la convocatoria. Seguidamente CGT, USO y el sindicato SF efectuaron convocatorias de huelgas diferenciadas en idénticos días y mismos objetivos. Ese mismo día, la empresa se dirigió a los cinco comités de huelga para que procedieran a designar los correspondientes servicios mínimos durante la huelga, advirtiéndoles que, si no se hacía así, se solicitarían a la Autoridad Laboral. 
2. El 15-02-2017 la empresa se reúne con los comités de huelga y les insta al nombramiento de uno solo, por considerar ilegal que haya cinco comités de huelga, sin que se alcanzara acuerdo en ese extremo, ni tampoco en la determinación de los servicios mínimos.
3. La empresa considera ilegal la huelga pues aunque formalmente fuese convocada por separado, los motivos y objeto de la huelga eran los mismos en las cinco convocatorias, lo que, a su juicio, realmente suponía un único proceso de huelga, debiendo constituirse, en consecuencia, un único comité de huelga y no cinco, pues, a juicio de la empresa, esa composición era totalmente ineficaz para una negociación ágil.
La configuración normativa de este comité de huelga es firme deudora del contexto histórico en el que fue aprobado el RDLRT, de cuyo preámbulo ya se desprende que el comité de huelga es un órgano especifico de representación que, aun careciendo de personalidad jurídica y con una duración limitada a la de la propia huelga, tiene encomendada legalmente la función de “participar en cuantas acciones sindicales, administrativas o judiciales, se realicen para la solución del conflicto”. Su constitución es preceptiva, con independencia de la existencia de representaciones colectivas en la empresa (sean estas unitarias o sindicales) que evidentemente serían las más adecuadas para asumir esta negociación, de modo que la conformación del citado comité solo tendría sentido en las huelgas convocadas de forma asamblearia (art. 3.2 a) RDLRT). Si la huelga es de ámbito empresarial como ocurre en la sentencia analizada, el citado comité estará compuesto por trabajadores del centro de trabajo afectados por el conflicto, conforme a la redacción dada al art. 5 párrafo 1º RDLRT, en los que puede o no concurrir la condición legal de representante, unitario o sindical.
A la espera de una Ley Orgánica de Huelga, el TS avala la limitación numérica de este órgano pues, a su juicio, es un criterio sensato en la medida en que los comités demasiado amplios dificultan los acuerdos, y por ello entiende que la convocatoria simultánea de cinco huelgas por separado no puede fundar la constitución de un comité por la parte social que sea cuantitativamente desmesurado y contrario a las disposiciones de los artículos 5 y 8.2 del RDLRT.
La conducta de las 5 centrales sindicales convocantes, negándose a nombrar un comité negociador menos numeroso, puede calificarse de abusiva, porque, al mantener que, como existían cinco convocatorias de huelga cinco debían ser los comités de huelga, se olvidaba que las cinco convocatorias de huelga encubrían realmente una sola convocatoria por tener el mismo objeto y coincidir  los paros con los mismos días en todas las convocatorias, así como que esa unidad de acción, tácitamente reconocida, implicaba una perturbación de la negociación contraria a los principios que la debían regir. Las precedentes consideraciones obligan al TS a "calificar de ilegal por abusiva de una huelga iniciada legalmente y que devino en ilegal, conforme al artículo 11.d) del RDLRT, por la conducta adoptada por los miembros de los comités de huelga al negarse a constituir una comisión negociadora con una composición más ajustada a las disposiciones de la norma reguladora, lo que impidió el desarrollo de una negociación que podría haber facilitado un acuerdo sobre el final de la huelga". 
La postura adoptada finalmente por el TS, solventemente criticada por el profesor Rojo, supone una notable corrección a la doctrina sentada en la SAN de 18 de julio de 2017 que, en una posición muy garantista del derecho fundamental de huelga, sostuvo que "debían rechazarse todas las alegaciones de ilicitud de varias convocatorias de huelga con el mismo objeto y en fechas coincidentes, porque cada organización sindical es libre de convocar una huelga y, también, de desconvocarla, sin venir condicionada por lo que hagan las demás convocantes de la huelga". El pluralismo sindical subyacente en esta huelga plantea evidentes disfunciones para la gestión de la conflictividad en la empresa, pues como recientemente recordaba el profesor Beltrán, una negociación múltiple (que sí que veía viable la SAN) «no resulta tan fácil articular en la práctica, máxime cuando sobre esos posibles acuerdos pende el riesgo de su anulación por haberse excluido de la negociación de los mismos a los minoritarios, quienes pueden alegar la violación de su derecho a tomar parte en la negociación de un acuerdo con valor de convenio colectivo o de pacto contractual». Controvertida resolución judicial que uno de los sindicatos convocantes de la huelga ya ha anunciado su intención de recurrir. Veremos qué postura adoptan los demás.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sentencias sobre el derecho a la concreción horaria para la conciliación de la vida familiar y laboral: buena fe e indemnización por daños morales

Contratos temporales "inusualmente" largos: una oportunidad perdida

Consentimiento, Datos Personales y Cláusulas en el Contrato de Trabajo: ¿El inicio de una nueva época?