Negociar el algoritmo, la robótica y los drones: primeras experiencias en los convenios colectivos





Hace unos días Thorkild Holmboe-Hay, asesor del sindicato 3F y artífice del primer convenio colectivo danés para plataformas digitales, nos relataba en la UC3M la experiencia y las dificultades que hubo durante el proceso de negociación del mencionado convenio (Vid. Ponencia). Una de las conclusiones es que negociar el cambio tecnológico no parece ser tarea fácil pero sí necesaria. Algunos ejemplos de ello existen en nuestro país y fuera de él.

Los procesos de selección de personal parece que pueden ser abreviados mediante el uso de algoritmos. Una vez definido en detalle un perfil por Recursos Humanos (titulación, años de experiencia, etc. y unos pesos asociados a cada una de esas características), el algoritmo es capaz de extraer de los «CC.VV.» de los candidatos la información relevante y calcular  una "distancia" al perfil deseado. De manera que, al final del proceso, el algoritmo devuelve todos los «CC.VV.» ordenados de acuerdo a esa distancia.  El recurso a algoritmos en los procesos de selección se observa en algunos convenios colectivos cuando se dice: “Recursos Humanos selecciona a los empleados, en número igual al requerido, mediante la aplicación del algoritmo de distancias con respecto al perfil necesario. En caso de existir más empleados de los necesarios con distancia idéntica, se realizarán las pruebas de selección complementarias. Garantías: Los perfiles personales de todos los trabajadores y las herramientas de medida (algoritmo de distancia) están a disposición de los miembros de la Comisión Local” (Apartado 2.1. del II Convenio Colectivo de Puertos del Estado y Autoridades Portuarias).

En el sector del automóvil, no son infrecuentes las alusiones específicas a los robots en las descripciones del puesto de trabajo, por ejemplo, Electromecánico automatismos program y robots pintura o Pulidora Automática y Robot, en ocasiones, indicando el periodo de formación que precisa el trabajador para su adaptación (Anexo 3 del Convenio Colectivo Interprovincial de Ford España). Sin embargo, la robótica se está implantando en otros sectores que también deberán revisar el contenido de sus convenios colectivos. Sirva de muestra algunas empresas del sector agroalimentario que han sido galardonadas con el "Robot de Oro".

El reto del cambio tecnológico en materia formativa es ciertamente elevado ya que, según se dice, se precisa trabajadores con una rápida capacidad de aprendizaje y que aún sean más rápidos olvidando lo aprendido si esto se convierte en un inhibidor para aceptar lo nuevo (Pérez Botello, Consejero de Volkswagen). En esta materia, debe referenciarse el Acuerdo estatal de formación para el sector de Economía Digital, suscrito por la Asociación Española para la Digitalización (DIGITALES), y UGT y CC.OO y que, entre otras, engloba a todas las empresas que se dediquen a la creación, distribución almacenamiento y destrucción de los datos que se operan en las interrelaciones entre las personas y las organizaciones con tecnología Big Data, Data Science, ciberseguridad, inteligencia artificial, 5G, impresión 3D, robótica, domótica, Blockchain, etc.

Las nuevas factorías transformarán incluso los tiempos de trabajo y de descanso pero no deben suponer un retroceso en los derechos de los trabajadores. En este punto, llama especialmente la atención el Convenio Colectivo de la empresa Liebherr Industrias Mecánicas de Navarra, cuyo artículo 65 fija especialidades del trabajo con máquinas automáticas incluyendo el robot de soldadura: “El presente acuerdo tiene como objeto mantener las máquinas automáticas que se relacionan en funcionamiento las 8 horas de cada turno, de forma ininterrumpida y en sus mejores rendimientos, como consecuencia de la inversión que se ha hecho precisa para su adquisición, la importancia sustantiva que tiene para el proceso de producción y el volumen y la autonomía que desarrollan (…). A fin de conseguir el objeto de lo anteriormente desarrollado, esto es, que las máquinas rela­cionadas mantengan su funcionamiento de forma ininterrumpida y en sus mejores rendimientos, aquellos operarios que se destinen diariamente a estos puestos de trabajo y mientras desarrollen su tiempo de trabajo en estas máquinas, deberán de adecuar sus descansos de parada de bocadillo y aquellos otros descansos que el trabajador pueda disponer (acudir al baño, café) al proceso productivo de las máquinas, de acuerdo cuando las piezas así se lo permitan, por tanto, la parada de bocadillo anunciada por medios acústicos no les afectará. Así mismo dicho descanso deberán realizarlo cerca de la máquina de tal forma que en ningún momento pierda el control visual de la misma” (…). Parece que este Convenio Colectivo se ha olvidado del principio esencial en materia de prevención de riesgos laborales que es adaptar el trabajo a la persona y no a la inversa (art. 15.1 d) LPRL) así como tampoco tiene en cuenta las recomendaciones de no comer ni beber en el puesto de trabajo.

Si bien se podría entender a los robots como enemigos del trabajo, siguiendo a Andrés Oppenheimer en su libro “The robots are coming: the Future of Jobs in the Age of Automatization”, Vintage, 2019, la negociación colectiva puede ser una herramienta para afrontar algunos de los riesgos tecnológicos. Una manifestación de ello es la experiencia del sindicato de camioneros (Teamsters) en EEUU que ha negociado con UPS un nuevo acuerdo colectivo que afecta a más de 260.000 trabajadores solicitando la prohibición del uso de drones y vehículos sin conductor para la entrega de paquetes. En la versión del Convenio Colectivo de julio de 2018, se acuerda que la empresa debe revisar con el sindicato cualquier cambio tecnológico (incluyendo drones y vehículos sin conductor) antes de su implementación. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Contratos temporales "inusualmente" largos: una oportunidad perdida

Registro de jornada y modernidad tecnológica: ¿cómo afecta al derecho fundamental de protección de datos de carácter personal de los empleados?

¿En qué supuestos se deben aplicar retenciones por IRPF en una indemnización por extinción del contrato de trabajo?